Apthapi Jopueti Fondo de Mujeres
Hay un fondo
para tu iniciativa
¡Por que los derechos de la mujer valen!

BOLETÍN N°10. La Paz, 31 de octubre de 2014

Ha concluido el periodo de ejecución de los proyectos ganadores de la V convocatoria de Apthapi Jopueti Fondo de Mujeres y en este boletín te traemos la historia de 2 de las 24 organizaciones que ejecutaron sus iniciativas de manera exitosa. Dos organizaciones que nos muestran dos metodologías totalmente diferentes para trabajar por los derechos de las mujeres. 

MUJERES ORIGINARIAS DEL PUEBLO PAKAJAQI POR PRIMERA VEZ RECIBEN INFORMACIÓN SOBRE SUS DERECHOS HUMANOS 

El Jacha Suyu Pakajaqi es una organización mixta (hombres y mujeres) conformada por parte de lo que un día fue el pueblo ancestral Pakajaqi que actualmente abarca la provincia Pacajes del Departamento de La Paz. 

Las mujeres dirigentas del Jacha Suyu Pakajaqi identificaron en sus bases la necesidad de las mujeres de conocer sobre sus derechos y decidieron presentar un proyecto a la V convocatoria del Fondo Apthapi Jopueti llamado: “Nuestros derechos, nuestras decisiones”:

“Nuestros derechos, nuestras decisiones ha sido nuestro proyecto para capacitar a las Mama T´allas de las  Markas y Ayllus del Suyu porque nuestras hermanas del campo están olvidadas, nadie les dice estos son tus derechos, ellas no conocen qué derechos  tienen y qué tienen que hacer cuando alguien viola sus derechos.”

Su objetivo fue llegar a 390 Mama T´allas de markas y ayllus con talleres informativos sobre los derechos humanos de las mujeres y ¡lo lograron!  Fueron a 6 de 11 markas a dar talleres informativos sobre derecho a vivir una vida libre de violencia, derecho a la participación política de las mujeres, derecho a la no discriminación, derechos sexuales y derechos reproductivos. Además, las propias dirigentas, con el asesoramiento de una técnica voluntaria, diseñaron su propia cartilla sobre las temáticas que expusieron las cuales se quedaron como instrumentos de réplica para las Mama T´allas que asistieron a los talleres. 

 

“Las hermanas estaban contentas, era novedad para ellas porque pocas o ninguna institución se preocupa por venir al campo con talleres sobre los derechos de las mujeres. Al final los talleres eran como una fiesta porque compartíamos conocimiento, aprendizajes, una comidita y además los hombres también participaban; chacha-warmi han partipado, así ellos también aprenden.”

 

 

Esta experiencia ha sido la primera de este tipo para las mujeres del Jacha Suyu Pakajaqi y si bien ha sido exitosa  han tenido que enfrentar algunas resistencias principalmente por parte de los hombres.

“Algunos hermanos varones a veces se ponían celosos porque decían qué cosas les estábamos enseñando a las mujeres, que les estábamos metiendo ideas en sus cabezas. Pero nosotras les explicamos de qué eran los talleres y por qué eran importantes y les invitamos a participar para que ellos también aprendan y para que cambien ese su machismo;  de esa manera participaron chacha – warmi y al final terminaron felicitándonos y agradeciéndonos por el proyecto.”

Estas mujeres autoridades nos contaron sentirse muy orgullosas porque gracias a los talleres impartidos,  las mujeres de las markas “ya no se queden calladitas” como ellas mismas dicen. Explican que las mujeres autoridades que participaron de los talleres se han empoderado y que ahora hacen valer su derecho a participar activamente de las decisiones que se toman en los concejos de sus markas y ayllus, mencionan que este proyecto ha logrado visibilizar el carácter social-transformador de las mujeres al interior de las organizaciones.

Asimismo, estas mujeres se propusieron incorporar el enfoque de género en la elaboración de su nuevo Plan de Gestión Territorial y las mama autoridades de todas las Markas donde llevaron los talleres y algunos hombres apoyaron esta iniciativa por lo que el nuevo  Plan de Gestión Territorial del Jacha Suyu Pakajaqi tendrá enfoque de género. ¡Una gran noticia!   

“Las mujeres ahora no se quedan calladitas, antes asistían a las reuniones, asambleas, etc. sólo para llevar la coca y al momento de opinar nadie les daba la palabra, los hombres no les hacían participar, ahora participan y dan su opinión.  Esto ha demostrado que las mujeres somos actoras sociales de nuestra organización, con voz, con opinión, con poder de decisión; no sólo los hombres.”

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿DERECHOS SEXUALES Y DERECHOS REPRODUCTIVOS?... ¡UNA PAYASADA!

Nunca pensamos que unxs payasxs podrían hablar, particularmente con adolescentes, sobre los derechos sexuales y los derechos reproductivos de la excepcional forma en que  el grupo de teatro Tabla Roja lo hizo durante la V convocatoria de Apthapi Jopueti Fondo de Mujeres con su proyecto “Punto G, H, I, J,…”.

Tabla Roja es un grupo de teatro formado hace 6 años que utiliza el lenguaje del clown (payaso) para, explican: “mostrar escenas de la vida cotidiana desde un enfoque sincero y  transparente”.

“El payaso es  una esencia, un ser que vive en cada unx y que no tiene limitaciones, que se anima a jugar, que se anima a fracasar también y que afronta la vida como viene y le saca lo mejor de ella.”

Su propuesta fue trabajar sobre los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres principalmente, mostrar desde cosas cotidianas  cómo las mujeres viven su sexualidad, las problemáticas que pueden presentar día a día sobre el tema y al mismo tiempo, mostrar cómo los hombres perciben todo esto.

Este trabajo consistió en una primera etapa de investigación, en la cual aplicaron encuestas y realizaron grupos focales con adolescentes de 3ro y 4to de secundaria de 5 escuelas de la ciudad de El Alto sobre sexualidad, sobre su conocimiento en cuanto a sus derechos sexuales y sus derechos reproductivos. La segunda etapa fue llevar todo lo recogido, a una obra de teatro denominada “Punto G, H, I, J…”.

“Surgió la idea de trabajar con esta población porque identificamos la necesidad que había en las muchachas de hablar sobre el tema, a esa edad –técnicamente- uno debería estar informado sobre sus propios derechos y de los riesgos que hay, pero en la realidad no es así.”

 

Cuando se trabajan con poblaciones jóvenes sobre sexo, sexualidad y otros temas relacionados, generalmente se asume que por ser los que mayor acceso a información tienen están informados sobre el tema, pero la verdad es otra. Y esa fue una de las dificultades que lxs integrantes del grupo enfrentaron pero, las más complicadas fueron, por un lado,  plasmar toda la riqueza de testimonios recogidos en los números para la obra y por otro lado, enfrentarse a los testimonios íntimos y doloros que les habían compartido las muchachas encuestadas.

“Al principio pensábamos que iba a ser una temática bastante fácil de trabajar porque  todos vivimos nuestra sexualidad en el día a día pero al momento de hacerlo nos vimos en un conflicto con nosotras y nosotros mismos también porque hay cosas que pensamos que la gente ya sabe y en realidad no es así, cosas que nosotros mismos nos limitamos a hablar pero son cosas de las que tenemos que hablar con las muchachas y ha sido tan complicado que nos hemos visto desnudos ahí, frente a la escena sin saber qué hacer porque teníamos que quitarnos todas las taras que teníamos en la cabeza nosotros primero para poder reflejar la realidad de las muchachas. También ha sido muy difícil el trabajo porque cuando las muchachas llegaron a abrirse con nosotras, nos contaron historias muy doloras que ellas han vivido y que nunca se atrevieron a contarlas y para nosotros ha sido un desafío plasmar esos testimonios o fragmentos de ellos, en los diferentes números de la obra.”

 

Con la obra lista y las narices puestas, Tabla Roja presentó “Punto G, H, I, J…” a los cursos de las adolescentes a quiénes habían encuestado. El recibimiento fue asombroso, la audiencia se sintió plenamente identificada con cada uno de los números de la obra, además de reir y disfrutar lxs adolescentes pudieron reflexionar sobre varios aspectos de su sexualidad en su vida cotidiana y de cómo muchas veces son vulnerados los derechos sexuales de las mujeres (de todas las edades) en los diferentes espacios y  cómo estos actos están totalmente naturalizados.

Tabla Roja destaca la metodología empleada para haber trabajado esta temática tan tabú en nuestra sociedad,  pues el clown les permitió llegar a la población deseada de una manera creativa, divertida y directa, creen que esta metodología artística puede ayudar de manera más eficaz lograr los objetivos deseados que otras metodologías más tradicionales.

El desafío hacia adelante para Tabla Roja es poder trabajar de manera más amplia con las adolescentes en talleres donde ellas puedan explorar más sus propios cuerpos, retratar su realidad desde ellas mismas y poder desarrollar una mirada más crítica sobre lo que les sucede en la vida diaria sobre este tema. Pero, mencionaron que la obra “Punto G, H, I, J…” es sólo el primer paso para trabajar los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres, desean profundamente continuar con esta labor. Por otro lado, también es importante para ellos poder llevar a más lugares y a más públicos la obra pues es importante ampliar el debate al respecto. 

"El trabajar de esta manera (mediante clown) con jóvenes, sobre esta temática, ha sido acertado, porque te permite llegar a poblaciones jóvenes que son más creativas, perspicaces e inquietas que otro tipo de poblaciones, en vez de llegar mediante un taller o una clase donde haya un profesor parado al frente tratando de explicarles, una propuesta artística puede llegar a dar mucho mejor el mensaje.”



Teléfonos: (591 2) 291 1616 y 291 1888
 Celular: +591 72000874 

Av. Arce Nº 2314 Edif. Fundación Federico Demmer Piso 4 Of. 8 

La Paz - Bolivia

www.fondodemujeresbolivia.org.bo

apthapi.jopueti@fondodemujeresbolivia.org.bo