»Noticias de Primera Mano »CSW 58: Comisión de Naciones Unidas demanda mayor esfuerzo para promover la igualdad de género

CSW 58: Comisión de Naciones Unidas demanda mayor esfuerzo para promover la igualdad de género

NEW YORK, 22 de marzo de 2014.- Después de dos semanas de intensas negociaciones, la sesión 58 de la Comisión del Estatus Jurídico y Social de la Mujer terminó, a primeras horas del sábado 22 de marzo, con una fuerte demanda a priorizar la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres, para lograr el desarrollo sustentable.

La Comisión reunida en la sede de Naciones Unidas en Nueva York para discutir los desafíos y logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en la mejora de las vidas de las mujeres en los países en desarrollo. Mientras los ODM resultaron en la reducción de la pobreza en algunos aspectos, los objetivos con mayores dificultades de ser alcanzados fueron aquellos centrados en las mujeres y las niñas, particularmente en alcanzar la igualdad de género y en mejorar la salud materna.

Cerca de la conclusión del plazo para alcanzar los ODM en 2015, el documento de resultado de la Comisión contribuirá  a definir las nuevas prioridades para el próximo marco de desarrollo global, señaló Mónica Novillo, Secretaria Ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer, quien participó en las estrategia de  cabildeo con las delegaciones nacionales, con representantes oficiales del Estado y sociedad civil, las negociaciones junto a una sólida coalición de organizaciones de mujeres y feministas, como parte del equipo de incidencia de DAWN (Alternativas de Desarrollo con Mujeres para la Nueva Era).

La Comisión hizo un llamado para contar con un Objetivo independiente sobre igualdad de género, medida que fue aplaudida por activistas de los derechos de las mujeres, presentes en las negociaciones. La Comisión también estableció que la Agenda de Desarrollo 2015 debe incluir incluir metas específicas de género transversales dentro de los otros objetivos de desarrollo, las estrategias  e indicadores, especialmente aquellos relacionados a educación, salud, justicia económica y ambiental.

Las conclusiones convocan a los gobiernos a enfrentar las normas sociales y prácticas discriminatorias que generan desigualdad, incluyendo el matrimonio temprano y forzado y otras formas de violencia contra las mujeres y las niñas;  así como fortalecer los mecanismos de rendición de cuentas para los derechos humanos de las mujeres.

El documento de conclusiones acordadas reafirma el Programa de Acción de El Cairo, así como la Plataforma de Acción de Beijing, que establecen la necesidad de invertir en servicios de salud sexual y reproductiva de calidad, incluyendo la anticoncepción de emergencia, información y educación, aborto seguro donde se permite por ley y prevención y tratamiento de infecciones de transmisión sexual y VIH.

Las conclusiones plantean también “el reconocimiento de los derechos de las mujeres a decidir libre y responsablemente sobre temas relativos a su sexualidad (…) libre de coerción, discriminación y violencia”

Los Estados Miembros reconocieron que el avance hacia el logro de los ODM, que incluye la erradicación de la pobreza y  la ampliación del acceso a servicios de salud,  como de salud reproductiva, ha sido retrasado debido a la persistencia de "relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres”, particularmente de  leyes discriminatorias, normas sociales y estereotipos de género.

Los gobiernos expresaron preocupación de que varios temas referidos a la igualdad de género no fueron adecuadamente atendidos por los ODM, incluyendo la violencia contra las mujeres y niñas, prácticas nocivas como el matrimonio infantil y forzado y la mutilación genital femenina; la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos de mujeres y adolescentes; la desproporcionada participación de niñas y mujeres en el trabajo no remunerado, en particular; la brecha salarial de género; el acceso equitativo de las mujeres al control de los recursos, incluyendo la tierra; los derechos de herencia de las mujeres; y la participación plena de las mujeres en la toma de decisiones a todos los niveles

La Comisión hizo un llamado a tomar medidas para asegurar el acceso universal a educación primaria, especialmente para niñas y jóvenes vulnerables, así como medidas para fortalecer la habilidad de las mujeres para participar en el sector laboral formal e informal. Los gobiernos  convocaron a realizar esfuerzos para asegurar que los derechos y salud de las mujeres obtengan el protagonismo que se merecen en la próxima agenda de desarrollo.

Las organizaciones de mujeres aplaudieron a los gobiernos que se asumieron la defensa de los derechos de todas las personas a vivir libre de violencia, discriminación y barreras para el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, en particular para las niñas. Sin embargo, también expresaron su decepción ante el hecho de que una pequeña minoría de gobiernos conservadores alentados por la Santa Sede, con estatus de observador especial en la ONU,  demoraron las negociaciones por oponerse a conceptos tan fundamentales como el de género y derechos humanos de las mujeres.

Novillo, lamentó que a pesar de la tradición de Naciones Unidas en contra de la discriminación y la violencia por motivos de orientación sexual y cada vez más por identidad de género, los delegados de los gobiernos cedieron a la presión de sectores conservadores y excluyeron el reconocimiento de estas violaciones del documento de conclusiones acordadas.

Después de una dificultosa negociación, señaló que existe mucho que celebrar en el documento de Conclusiones Acordadas de la Comisión para que las organizaciones de derechos de las mujeres puedan continuar avanzando con miras a la próxima Comisión de Población y Desarrollo.

Presencia de Bolivia

El Estado Plurinacional de Bolivia estuvo presente en la Comisión del Estatus Jurídico y Social de la Mujer con una delegación encabezada por la Ministra de Autonomías Claudia Peña, la Senadora Gabriela Montaño y la Vice Ministra de Igualdad de Oportunidades, Karina Marconi.

Durante sus intervenciones, la Ministra Peña en representación del Estado Plurinacional de Bolivia “Apoyamos la adopción de un objetivo transformador e integral en los objetivos post 2015 y sugerimos que ese objetivo se centre en el reconocimiento de que la situación de las mujeres es producto de un conjunto de estructuras y relaciones que, entre otros resultados, reproducen constantemente una serie de dominaciones, imposiciones y jerarquías sobre el cuerpo, la vida, las actividades y la participación de las mujeres” dijo.

Por su parte, la Senadora Montaño en su declaración a nombre del G77 y China afirmó que el Grupo reafirma la aplicación efectiva de las metas y objetivos de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing como contribución para el logro de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, incluidos los contenidos en la Declaración del Milenio. Ratificó su compromiso con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, así como al respeto de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de las mujeres, haciendo hincapié en la necesidad de encontrar soluciones eficaces a la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres, particularmente contra las trabajadoras del hogar migrantes, violencia que enfrentan las mujeres y las niñas con discapacidad y , las mujeres y las niñas indígenas y rurales así como las mujeres adultas mayores.  

Fuente: Coordinadora de la Mujer


Facebook Twitter RSS
 


Siguenos en:
Facebook Twitter YouTube

 

Teléfonos: 2444922-2444923.

Av. Arce 2132, Edificio Illampu, piso 1 A, La Paz- Bolivia

www.fondodemujeresbolivia.org.bo

apthapi.jopueti@fondodemujeresbolivia.org.bo

Diseño y desarrollo web: Dibel Soluciones en Tecnologia